Finalmente Le Rêve de Diotime recrea un tortuoso universo onírico intensificado por la sinuosidad vocal de la soprano Valentina Valente y el subido color del Ensemble Musiques Nouvelles bajo la batuta del propio Bartholomée.