Mención aparte precisa la italiana Valentina Valente, que encontró en el bello esmalte de su voz y la calidad de su melodismo una preciosa versión de la mejor aria del personaje, “Se pietà”.